Regreso a la Isla. Cuevas de hielo - Vatnajokul


cuevas de hielo vatnajokul

Aunque mi intención era relatar en cada una de las entradas del blog las localizaciones donde habíamos pernoctado, creo que las cuevas de hielo bajo el glaciar Vatnajokul merecen una mención a parte.



cuevas de hielo islandia vatnajokul
Solo se puede llegar a estas cuevas con vehículos adecuados

En mi primera visita a la Isla, allá por el año 2014, visité unas pequeñas cuevas de las que me quedé enamorado. Esos azules intensos, esos ríos bajo el glaciar.... Así que, como ni Fernando ni Rodrigo habían visitado todavía ninguna, decidimos hacerlo en este viaje. Nuestro nuevo compañero de viaje, Víctor, por supuesto, estuvo de acuerdo en visitarlas.



Como puede verse, solo estos vehículos son capaces de adentrarse hacia el glaciar

 

Merece la pena pagar un poco más y hacer la excursión de modo particular. Si es a primera o a última hora mejor para estar solos en las cuevas. Nosotros lo hicimos con la gente de localguide.is

 

Pero, será que vamos "pa'viejos" queríamos algo que fuera cómodo, seguro y, a poder ser, para nosotros únicamente. Después de mucho mirar e indagar, Rodrigo encontró a unos tíos que nos aseguraron una buena hora y sin nadie en la cueva. Lo clavaron. Y, además, en la famosa cueva Saphire el tiempo que quisiéramos.



Llegando a la cueva tras una ligera pateada de unos 20 minutos


Debido a unos cambios por el temporal que hubo cuando lo teníamos programado en primer lugar, nos reubicaron a última hora del día. En principio no nos hacía mucha gracia pero cuando nos dijeron que de esta manera aunque estuviéramos más tiempo no habría problema con "aglomeraciones" le vimos el lado bueno.





El temporal que os he comentado pasó en parte. Se fue la nieve y la lluvia pero no así el viento. Al salir del megatodoterreno con el que te llevan allí, casi salimos volando. Y así los quince o veinte minutos que tienes andando desde donde te deja el coche hasta la entrada de la cueva.

Al llegar vimos un grupo de gente de unas quince o veinte personas que estaban en la entrada. Estaban recogiendo para volverse ya, así que, desde casi el primer minuto, Saphire para nosotros cuatro. Al final estuvimos allí algo más de dos horas y media o tres horas. De hecho, tuvimos que regresar con los frontales y las linternas encendidos bajo la noche ya cerrada.


Experiencia, de nuevo, impresionante. Esta cueva no tenía nada que ver con la que yo había estado hace ya 8 años. Amplia, alta, profunda, con varias localizaciones dentro y varios encuadres totalmente distintos... Eso sí. El hecho de haberlo hecho solos, sin más compañía que la del conductor, encarece muchísimo el precio final. Pero, sin duda, repetiríamos.

Publicación destacada
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Sígueme
  • 500px
  • 1xlogo
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Black Instagram Icon