El Pilar de Zaragoza

El símbolo de mi tierra. El icono de una ciudad milenaria. Llena de historia y de rincones que te sumergen en cada una de las culturas que han habitado este cruce de caminos a lo largo de más de 2000 años. Capital de Aragón y del valle del Ebro. Atravesada por el río Ebro y coronada por la Basílica de Nuestra Señora de El Pilar.

Son interminables las posibilidades que ofrece la conjunción Ebro-El Pilar. Con el amanecer o el atardecer como momentos inmejorables para lograr captar unas vistas archiconocidas pero siempre atractivas y únicas. Mi recomendación es disparar desde el Puente de Santiago al amanecer o desde el Balcón de San Lázaro o el Puente de Piedra al atardecer, o desde la Arboleda de Macanaz en ambos momentos del día. Como sabrás, una de las cosas que caracteriza el clima en Zaragoza es el viento, el famoso Cierzo. En este caso, nos permitirá jugar con las nubes si decides utilizar la larga exposición, que, además, te permitirá capturar un bello reflejo de la Basílica sobre el río. En la zona de el Balcón de San Lázaro, puedes recorrer el camino que discurre junto al Ebro. Desde una pequeña península que te permite adentrarte en el río, hasta jugar con la composición entre los arcos del Puente de Piedra y la Basílica. Ese camino te puede llevar hasta el Puente de Piedra, atravesando la Arboleda de Macanaz.

Zaragoza: 41.657207, -0.873515 (Balcón de San Lázaro)