© 2019 - Jorge Ruiz Dueso. Reservados todos los derechos.

Islandia 2.0 - Planificación del viaje al Paraíso.

7-Jun-2017

Dicen que esta isla engancha. Que si la visitas una vez, raro es que no estés deseando volver a ella. Que Jokulsarlon, con sus hielos azules y su arena negra te hipnotiza. Que Stokksnes se levanta ante tus ojos hasta instalarse en tu mente, lugar del que no quiere salir. Que al sentir sobre ti las aguas de Skogafoss quedas bautizado de por vida en una mística religión de la que no puedes escapar y que te ata a Islandia de por vida. Que si consigues ver Auroras en la noche islandesa, se convertirá en una experiencia única en tu vida.

 

 

 

Ahora que han pasado ya seis meses desde el momento que comenzamos a darle vuelta a nuestro viaje, me doy cuenta que lo que querría es volver a comenzar. Acabábamos de iniciar el año y llevaba unas semanas rondándome la idea de regresar a Islandia. De la mano de mis buenos amigos Javiar de la Torre y David Martín Castán, conocí por primera vez la isla en noviembre de 2014. Ya era hora de volver. Así que me dediqué un buen tiempo a regresar virtualmente. Y noté que no era por gusto, era por necesidad. Tenía que volver sí o sí. 

 

Realmente, si has estado, no es dífícil moverse por Islandia. Si estáis leyendo esto buscando información, ya sabréis seguro lo de la Ring Road, lo de los 90 km/h, lo de neumáticos de clavos... Por supuesto, habréis encontrado información sobre comunicaciones: datos, wifis, llamadas, roaming... Seguro habéis leído lo cambiante que puede resultar el clima allí y lo extremo que es, en especial en invierno. Así que ya intuyo que es vano hablar de la ropa de abrigo, de buen calzado, buen calzado de repuesto, buen calzado de repuesto del repuesto, de guantes y los de repuesto, gorro y el de repuesto, corta vientos... Corta vientos!!!! Especialmente esto último. Si Islandia no se llamara Iceland, sin duda su nombre apropiado sería Windland. Sobre la climatología y, por extensión, sobre la actividad solar que genera la posibilidad de ver las auroras, también habréis encontrado información. Seguro que en vedur.is lleváis entrando un tiempo para ver esos niveles de actividad de las auroras. Seguro al cien por cien que también tenéis en favoritos road.is, donde podemos encontrar información sobre estado de carreteras, web-cams de las mismas, etc. Otra opción es también tener instalado en el móvil la aplicación Aurora Forecast.

 

Pues bien, de todo esto citado en el párrafo anterior, no os voy a hablar. Prefiero centrarme en la estancia en Islandia, de mis recomendaciones, de lo que sí o sí tenéis que no perdeos. De lo que es prescindible. De mi experiencia allí, en definitiva.

 

Os decía antes que si ya has estado anteriormente, no es difícil realizar por tu cuenta un viaje allí. Es más, creo que, con la información que tenemos actualmente, aunque no hayas estado anteriormente, sigue sin ser complicado. Así que, basándome en mi anterior experiencia fotográfica, decidí que quería volver a hacer más o menos, el mismo recorrido. En vez de descubrir, quería regresar a los lugares que ya había estado, precisamente por eso, porque no me pillaran de sorpresa, porque así, podría corregir errores. Eso sí, quería ampliar un poquito e incluir un lugar que consideraba que había que conocerlo obligatoriamente y que en mi anterior visita, no conocí. Kirkjufell tiene la entidad como para no pasarlo por alto en una ruta básica.

 

ALOJAMIENTOS

Esta ruta básica iba a contar con los siguientes puntos clave: Kirkjufell, zona de Vik y cascadas, Jokulsarlon y Stokksnes. Creo que, como punto de partida, es lo más básico de un viaje a Islandia. Así que, sobre estos puntos giraría nuestra planificación. No nos complicamos la vida. Tirando de Booking, no nos costó mucho encontrar alojamientos que nos permitieran pernoctar cerca de cada uno de los puntos importantes de cada etapa. Iban a ser 7 noches y, según nuestro itinerario que ahora os comento, 5 ubicaciones diferentes. Estas fueron: Grundarfjordur (zona de Kirkjufell); Skoga (zona de Skogafoss, Selejalandsfoss, Vik, Dyrholaey); Hof (zona de Vatnajokul, Jokulsarlon y Fjallsarlon); Hofn (zona de Stokksnes) y en Keflavik, junto al aeropuerto. En cuanto a los hoteles seleccionados, la verdad, por lo que pudimos comprobar, la mayoría de los lugares tenían bastantes hoteles similares, en cuanto a precio como a comodidad. Aun así, os los cito para que puedan servios de referencia:

Grundarfjordur: Guesthouse and Apartaments, cómodo, limpio y en el centro de la ciudad, pero pegado al mar. Dispone de cocina, nevera, microondas y bastante espacio para comer. En este hotel estuvimos una noche y pagamos 45 euros por persona.

Skoga: Skogar Guesthouse, una delicia de casita compartida. Habitaciones amplias y muy limpias. Regentado por una familia amabilísima que prepara un desayuno de campeonato. Dispones de una cocina completa a tu disposición (y al del resto de huéspedes, claro está). 55 euros por persona.

Hof: Hof 1 Hostel. Esta zona es la más complicada de encontrar alojamiento, ya que hay poco y no es que sea barato. El hotel por excelencia es el Holi, pero estaba completo tres meses antes del viaje. Encontramos el Hof 1 y aquí estuvimos dos noches 137 por persona las dos noches. Incuye un muy buen desayuno.

Hofn: Apotek Guesthouse. Otra delicia de sitio. Amplísimas habitaciones con dos grandes cocinas y a 50 metros de un supermercado Netto. 80 euros por persona las dos noches que estuvimos.

Keflavik: Bed & Breadfast Keflavik, típico macrohotel de pernoctación junto al aeropuerto. Desayuno incluído, 48 euros por persona la noche que pernoctamos en él.

 

VUELOS

Una de las cosas que más me sorprendió fueron los vuelos. En 2014 no había posibilidad de volar de manera directa desde Madrid a Reikiavik. Si había desde otras ciudades como Barcelona o Alicante. Pero, sorpresa, Norweian había puesto en funcionamiento unos meses atrás la conexión Madrid-Reikiavik. Así que ya no era imprescindible empezar a casar vuelos vía Londres, por ejemplo. Además, el horario que tiene esta ruta es genial. Te permite aprovechar los dos días de vuelo: la ida y la vuelta. Sale de Madrid a las 7:15 de la mañana, por lo que llegas a Keflavik, el aeropuerto internacional, a las 10:15 hora local. El regreso, no es tan aprovechable, pero no está mal. Sales a las 11:10 de la mañana desde Islandia y llegas a las 16:15 a Madrid. Os recuerdo que Norweian admite, en su modalidad de billete LowFare, la posibilidad de incluir una maleta de hasta 20 kilógramos. Este billete, ida y vuelta, sacado en enero, con dos meses de antelación al viaje, nos costó 208 euros por persona. Como éramos cuatro y no salía mal, adquirimos la posibilidad de incluir dos maletas adicionales, por un importe de 40 euros por maleta, con lo que el precio final, digamos que, con maleta y media por cada uno, 228 euros. No está nada mal!!!! Tres años antes, con bastante peores horarios y vía Londres, no lo conseguí por menos de 500 euros. Añadiendo además la comodidad de no tener que deambular por los aeropuertos haciendo escala.

 

COCHE

Bien. Os he adelantado el alojamiento y los vuelos. Solo queda el transporte en la isla. Como el viaje iba a ser para marzo y en esa época todavía hace mucho frío y las heladas y nevadas son habituales no quisimos escatimar y pillar un buen coche. Optamos por un Toyota Land Cruiser. Teníamos que contar que en cada desplazamiento de cada etapa, debíamos de mover seis maletas más los equipos fotográficos. Aun teniendo en cuenta que este modelo consta de un gran maletero, los que iban en los asientos traseros, no iban del todo cómodos y tenían que compartir espacio con mochilas y/o maletas. Bueno, sarna con gusto no pica. El precio para los siete días del alquiler del Toyota Land Cruiser fue en torno a los 1200 euros con seguro incluído, por consiguiente, unos 300 euros por persona.

 

SEGURO DE VIAJE

Por último, tan solo nos quedaba contratar el seguro de viaje. Nunca se sabe lo que pueda suceder y, aunque estás cubierto con la Tarjeta Sanitaria Europea (incluida las de las mutualidades ISFAS y MUFACE), no está de más contratar un seguro. Lo hicimos a través de IATI e incluía seguro médico, seguro de viaje y seguro de cancelación. Este gasto (o posible inversión) fueron casi 100 euros los cuatro, es decir, 25 euros por persona.

 

En definitiva, nuestra estancia en la isla durante los siete días, con los vuelos incluidos, el aquiler del vehículo y el alojamiento, fueron algo menos de 975 euros por persona. Claro está, a este precio habría que sumarle el gasto en gasolina, comidas en algún que otro restaurante, agua, supermercados... En cuanto a la gasolina, ya habréis leido que no es barata. En marzo de 2017 estaba a cerca de los 2 euros el litro. Nosotros gastamos, redondeando, menos de 400 euros en total (unos 100 euros por persona). Comimos o, mejor dicho, nos dimos algún capricho en algún restaurante. Ojo, no son nada baratos. Por ejemplo, el primer día, de camino a Grundarfjordur, paramos en Bogarnes en "La Colina Pizzería" regentada por una pareja de argentinos estupendos. Pero cuatro pizzas no excesivamente grandes, tres cervezas, una Coca-Cola y cuatro cafés....146 euros!!!!! Al final, nos dimos ese capricho. Otro día comiendo en el lujoso hotel Foss Glaciar Lagoon, cerca de Hof,  y, por supuesto, nos acercamos en Hofn al Kaffi Hornid a probar su maravilloso bocadillo de langosta. Estas alternativas ya entran dentro de los gustos de cada uno. También está la posibilidad de comprar toda la comida allí en los supermercados o incluso llevarla envasada al vacío desde España y comer a base de bocatas comprando allí el pan y la bebida. Seguramente esta será la opción más económica.

Resumiendo. Que no es tan fiero el león como lo pintan en cuanto a viajar en esta época (otoño o invierno) a Islandia. Por poco más de 1100 euros puedes pasar una buena semana allí.

 

EL VIAJE EN SÍ

Ya os he contado todo lo que, en relación a los preparativos, planificación e incluso logísitica creo que es importante conocer antes de visitar Islandia.

Tan solo queda lo importante: ¿Qué ver? ¿Qué no hay que perderse? ¿Qué debo saber para ir a uno u otro lugar? ¿Mejor al amanecer o al atardecer? ¿De día o de noche?... Bueno, por no hacer más aburrida y excesivamente extensa esta entrada, os lo contaré en las siguientes. Mientras tanto, espero que, como punto de partida pueda servíos.

 

Un saludo, Jorge.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive
Search By Tags
Please reload