© 2019 - Jorge Ruiz Dueso. Reservados todos los derechos.

Superluna 2016. Madrid

19-Nov-2016

En busca de la archifotografiada luna entre las Cuatro Torres del CTBA, como viene siendo habitual desde hace cerca de año y medio, un grupito de 5-6 personas nos reunimos con la excusa de tomar esa foto. Lo de menos es sacar la foto perfecta. Este mes, con la superluna, todo fue diferente.

 

 

 

Mi amigo Andrés (@expressionpicture en Instagram) es el encargado de "clavar" la localización perfecta. Él se encarga de avisarnos y, el resto, solo de preparar la cámara. En ocasiones, debido a la climatología, ni siquiera sacamos las cámaras de la bolsa. Si no hay foto, no hay foto, pero da igual, al menos nos vemos, charlamos y pasamos un buen rato. El resto de los "compis" son Anabel (anabelapo), Antonio (antonio.blanca), Kike, Manuel (manuel_bo) y, en ocasiones, Alex (alexvazquez001) y Fernando (fernandomolina_fotositio.es).

 

Este mes Andrés hizo los deberes de nuevo. Con tiempo suficiente, nos envió la localización: Calle Bolarque, en las inmediaciones de la N-VI, allá por el km 8. La hora de salida de la luna no nos convencía mucho, pues esta lo hacía unos minutos después de la puesta de sol. Es mejor cuando es al contrario, que coincidan unos pocos minutos el sol y la luna, pues así hay menos problemas de iluminación. Pero vamos, no podemos ir contranatura. Deberíamos tirar de dobles exposiciones.

 

La hora exacta eran las 18:23. Era la hora en la que la luna comenzaría a asomar por el horizonte. Eso suponía que, desde donde nos íbamos a encontrar, la luna tardaría, más o menos, un cuarto de hora en situarse en el punto exacto entre las torres del CTBA.

 

Así que, por no comerme el atascazo madrileño, decidí irme para allí desde el trabajo, en la zona de Moncloa. Cerquita. A las cuatro de la tarde ya estaba allí y, sorpresa, ya había un par de personas con sus trípodes y su cámaras. Es más, incluso me encontré a un compañero de trabajo que le pega a esto también de "afotar", y muy bien por cierto!!!! Unai García Atienza.

 

Con un goteo constante, fue apareciendo gente. Es como si hubieran publicado en algún sitio que el sitio perfecto sería allí!!!! Era un buen sitio, pero no el único!!!! En fin. ¿Coincidencias de la vida? No lo sé, pero a las cinco y media o seis menos cuarto de la tarde, allí estábamos más de 250 personas!!!!! Había intentado reservar sitio a mis compañeros, pero obviamente me fue imposible. La avalancha de gente nadie podía haberlo imaginado. Así que estuvimos dispersados entre la multitud. Bueno, pensé, ya habrá más lunas, ¿no?

 

Bueno, y, por fin, Selene decidió contentarnos con su presencia. El sitio, perfecto. La luz, no tan buena. Por ello, con antelación, había estado tomando diferentes fotografías porque ya imaginaba que cuando saliera la luna estaría demasiado oscuro como para sacar luna y torres con un solo disparo. Además, había decidido que, como no podía, por este motivo, mover el encuadre, compondría una secuencia de la salida de la luna y su "travesía" tras las torres.

 

 

 

Al final fueron más de 200 fotos las que saqué... ¡¡¡¡todas con el mismo encuadre!!!! Bueno, no pasaba nada. Era para eso para lo que había estado allí cerca de tres horas. El proceso de revelado, muy sencillo.

Cuando comenzó a salir la luna, todavía quedaba algo de luz residual "cálida" del sol. Subí ISO, velocidad lenta y, aprovechando que los primeros minutos (segundos diría yo) la luna casi no refleja todavía luz, expuse para los edificios. Perfecto, ya tenía la imagen base sobre la que compondría posteriormente. Luego, únicamente me dediqué a exponer para la luna.

 

Ya en casa, tras procesar esta imagen base, me centré en seleccionar las fotos que pudiera utilizar para la luna. Tenía tantas que pude seleccionar las idóneas para que tuvieran la misma separacion unas con otras. El modo de acoplar todo esto es mucho más que sencillo. Vas poniendo las imágenes como capas en Photoshop y las fusionas con el modo "Aclarar". Tan solo se van añadiendo las luces. Enmascaré en mayor o menor medida las luces de las torres que iban aportándose con cada capa, dejando visible únicamente la luz de la luna. Como último paso, seguí el consejo de uno de los maestros de estas fotografías, José Ángel Izquierdo Cano (conocido como Jaicano). Me recomedó que, en vez de ir igualando la iluminación de las lunas, fuera dejando la iluminación que le correspondiera en función de la altura que iba tomando la luna. Lógicamente, no es la misma iluminación y tonalidad cuando sale que cuando está a 18 o 20 grados sobre el horizonte.

 

Estas son algunas de las fotografías que utilicé:

 

 

 

Nos vemos en la próxima luna!!!!!

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive
Search By Tags
Please reload